390comunicacion interculturalQuiero comenzar contando una anécdota para explicar la importancia que tiene la comunicación intercultural en el entorno empresarial.

Recientemente tuve la ocasión de viajar a Japón por trabajo y de vivir innumerables experiencias embarazosas que me enseñaron la importancia que la formación en educación intercultural tiene para las relaciones con personas de distintas culturas.

Cuando llegué pensaba que mi problema principal sería el idioma. Pero el problema del idioma lo resolví fácilmente debido al inglés, lengua que pude utilizar en todos los lugares.

En la cultura japonesa se manejan otros valores y otras formas de pensar acerca del mundo y de las relaciones humanas, diferencias que dificultaron en gran parte mi comunicación con mis interlocutores.

Contaré una serie de situaciones extremas con las me encontré:

  • El director de la empresa a la que visité me invitó a su casa a comer. En su casa no había sillas sino tatamis. Cuando me tuve que sentar para comer no sabía cómo hacerlo correctamente e intenté consultarlo, con gestos, a la anfitriona de la casa. No fue posible; no me entendía. Me senté muy bruscamente y no gustó nada a los anfitriones…. Y lo peor fue que después no podía levantarme. Tuve que hacerlo muy torpemente bajo la mirada de todos… Y es que yo no sabía que la manera correcta de sentarse en un tatami es apoyando el cuerpo sobre la parte delantera de los pies subiendo hasta las rodillas. Las rodillas van completamente dobladas y la cadera descansa sobre los talones. Esta postura no la aguantan todas las personas, en especial aquellas que no se encuentran acostumbrados a sentarse de ésta manera. En Japón también te puedes sentar de medio lado o con las piernas cruzadas mientras sea  necesario que asistas a alguna reunión en un tatami; pero nunca, como yo hice, estirando las piernas….
  • Respecto a las inclinaciones también tuve muchas experiencias sorprendentes… Los japoneses dan la bienvenida a sus semejantes con un gesto que es un arqueamiento del cuerpo hacia delante. Cuando la inclinación se hace desde la posición parado, es una costumbre mantener una mirada atenta y arquearse desde la cintura. Hay varios niveles de inclinaciones, desde una simple inclinación de la cabeza hasta la que forma un ángulo de noventa grados, todo dependiendo del grado de respeto que se quiere mostrar hacia el otro en el momento. Antes de viajar Japón no tuve la buena idea de aprender el significado de las inclinaciones y durante todos los días de mi viaje pasé verdadera vergüenza al no poder entender lo que me querían comunicar a través de estos gestos.
  • En Japón no es costumbre tocar al otro durante un saludo, y darse las manos tampoco es un gesto tradicional. Cuando llegué a la empresa y me presentaron al director rápidamente tuve la intención de darle la mano; él se puso nervioso y hasta creo que se molestó: yo en un primer momento no entendí esa actitud, pero después pensé que debería haber hecho un curso sobre costumbres en Japón para no meter nada la pata ni molestar a las personas que tan amablemente me estaban recibiendo. Y es que al contrario que en a la cultura occidental, en la japonesa el contacto con las otras personas es mas poco común, debido al respeto natural que generalmente se respira en este lugar entre unos y otros. Los japoneses estrechan sus manos, sólo en circunstancias muy especiales como, por ejemplo, una reunión de políticos, donde se saludan de manera diplomática.
  • Otra costumbre de Japón es recibir los regalos con ambas manos para demostrar consideración y valoración por los presentes. Cuando en Japón me dieron un regalo yo sólo lo cogí con una mano y después supe que debería haberlo hecho con las dos manos.

En fin, a través de todos estos gestos percibí la importancia que tiene el estudio de la comunicación intercultural porque “cada cultura es única y sus premisas son tan válidas como las de cualquier otra”[1].

Gaudete Comunicación

[1] Nobleza C. Asunción Lande. “Comunicación Intercultural”.